jueves, 20 de septiembre de 2007

¿algo está cambiando?

hace tiempo, una entrada recurrente era poner algún video de la hora chanante. Hace casi 12 horas que se estrenó muchachada nui y todavía no he leído nada por ahí...

Por cierto, qué cabrones los de La 2, anunciando que empezaba a las 23.00 y poniendo un episodio de Lost y miles de anuncios hasta las once y media pasadas ¿tú también, hijo mío? no me lo esperaba. De La 2 no, desde luego (por cierto, yo ví un poquito y me hizo gracia).

Ale, a seguir bien.

PD: para ser la primera entrada en no sé los días, tampoco me he matao, ¿que no? por cierto, la del otro día se suponía un diálogo entre antonio david y rociíto, que hay que decirlo todo, leñe!

lunes, 10 de septiembre de 2007

Conversación

(apócrifa seguramente):

Él: Oye, ¿tú estás segura de que no le caigo mal a tu madre?

Ella: completamente. ¿por?

Él: no sé, pero es que hay una canción que cada vez que la canta me mira de una forma que no sé.

Élla: ¿cuál?

Él: la que empieza como la de George Michael.

Ella: anda, duérmete y no digas más tonterías.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Entonces llegó el doctorrrrrrr........

..... manejando un cuatrimotorrrrrrrr

Coño, mi blog! si casi olvido que tenía uno. Y ahora me deja subir videos...

Que sí, que lo sé, no digan nada. Que no tengo perdón de dios (ay madre míaaaa). He vuelto de vacaciones con el paso cambiao, tengo cosas (muchas) que hacer pero cero ganas, no es que sea grave pero es lo que hay así que les pido paciencia.

Mientras tanto les cuento que ayer, en el primer acto social de la temporada, estuve de copas en la terraza del hotel ME Meliá. Un 7º piso sobre la Plaza de Santa Ana. Menudas vistas! y no sólo hacia afuera. Eso sí. Es el primer bar al que voy en el que no sólo hay cola para entrar sino que también la hay para salir. Es lo que tiene poner un bar chic al que sólo se puede llegar/salir en un ascensor de 6 plazas o subiendo/bajando 7 pisos por las escaleras (al final, bajamos andando)

Y ahora les dejo con un video de la última parte de mis vacaciones. Son Las Médulas, en El Bierzo. O cómo la destrucción ambiental (lo que el fino de Plinio llamó ruina montium) puede llegar a ser más bonito que la conservación. Otro día les hablo de lo que pienso yo de que en poco más de 50 kilómetros y sin salir de una misma provincia se encuentren carteles y pintadas territorio-reivindicativas opuestas entre sí (que si puta pucela, león solo; que si Bierzo ceive; que si llionés llingua oficial). Manda huevos, que diría el otro.

Ale señores y señoritas (si es que aún viene alguien) a disfrutar del primer fin de semana con (todavía) síndrome postvacacional. Y mañana, una boda. Tócate las narices.

video