viernes, 15 de junio de 2007

han vuelto!


"Eh tío, cómprame un disco, ¿no?". Eso fue lo que me dijo un amigo metido a músico hace unos pocos años, un verano que fui a verles ensayar. Había pasado algo de tiempo desde un concierto lleno de incondicionales en un antro toledano cuyo nombre no recuerdo. Acababan de sacarlo a la venta y empezaban a rodarlo por ahí. Mi amigo estaba particularmente orgulloso porque además el diseño de la portada era idea suya. Si soy sincero, no recuerdo mucho de aquel concierto aunque sí que compré el disco (en realidad me lo compraron porque no llevaba dinero) y que lo he oido después mil veces. (Creo que) lo he perdido, lo he bajado de emule, lo he regalado, ...

Unos meses después vinieron a Sevilla y medio grupo se quedó en casa después de un concierto en el funclub de la alameda. Después sacaron un disco realmente bueno (el primero y último que compré en el difunto Madrid Rock) y se hicieron famosos. De festival en festival, en francia, donde triunfan clamorosamente, grecia, etc. Pasaron de conducir una furgoneta llena de instrumentos por ahí y dormir en casa de amigos o en hostales a tener quienes les monten y desmonten los equipos, dar ruedas de prensa o salir en programas de la tele. Ahora son músicos profesionales, con un disco grabado en américa con un productor de prestigio.

A mi amigo no le veo mucho, una o dos veces al año. Nos contamos algunas cosas y otras muchas no. Algunas no hace falta que me las cuente. Al fin y al cabo, Toledo sigue siendo un pueblo y si no tienes algún contacto en común, es un primo, o lo que sea, que te cuenta lo más importante.

La última vez que le había visto fue en Navidad. En esos días que uno pasa por la casa familiar y aprovecha para ver a todos los que puede. Tomamos unas cañas en El Puli, acompañadas de migas antológicas. Me contó qué tal le iba la vida, lo del nuevo disco todavía entonces sin fecha de salida, a pesar de que llevaba 8 meses grabado, lo de los amplis artesanales que hace, ...

Ayer le volví a ver. De lejos, eso sí. Encima de un escenario de la Joy, con la Telecaster, también artesana, desgastada de color celeste enchufada a uno de sus amplis, tocando y gustándose, recreándose con un recital de pedales y sonidos nuevos. Habrá quien diga que los hay más virtuosos, confundiendo burdamente talento y habilidad.

En uno de los mejores conciertos que recuerdo. De ellos el mejor que he visto, sin duda.Y no lo digo porque sean amigos o conocidos. Lo digo porque fue así. Con un sonido cuidadísimo, a pesar de algún pequeño susto. Tocando las canciones del disco nuevo y también otras que sonaron en aquel concierto de hace años. Con un directo apabullante, mucho mejor que el disco. Sin que nadie echara de menos las bajas, cubiertas de forma notable. Sin que se notara el parón de estos meses o los problemas, con la misma energía de siempre.

Decir que se merece lo que le está pasando no sería justo. Se merece todavía más éxito y reconocimiento porque se lo ha currado y porque se dedica a ello en cuerpo y alma sin levantar los pies del suelo ni un palmo (acabo de hablar con él por teléfono y le he pillado esperando entrar a clase para hacer un examen, menos de 24 horas después de dejar con la boca abierta a todos los que fuimos a la joy. Eso es sentido común). Eso sí, ya no tiene que ir vendiendo discos a los amigos después de los conciertos. Ayer había varios tenderetes a la salida del concierto.

Se lo advertí el otro día que fueran a por su entrada y algunos no me hicieron caso. Ahora es una orden: si tienen la ocasión, vayan a verles o compren sus discos o pídanmelos prestados o bájenlos del emule o todas las anteriores juntas. De verdad, no se arrepentirán. En verano vienen pocos conciertos pero, dicen, a partir del otoño gira por locales por españa y francia así que no tienen excusa.

Para abrir boca, aquí algunas fotos del concierto.

5 comentarios:

fanshawe dijo...

Es un lujo tenerle como amigo/relaciones públicas, Dr. Como ambas cosas por separado, juntas ya no digamos...

karina montajista dijo...

Cómo lo pasemos en el concierto... fue mi primera vez y me encantó.

Besos muy grandes,

Colette dijo...

Ains, yo no pude ir pero quería!!!
Confío en que en esa gira otoñal me podré apuntar a uno de los conciertos y no me volveré a quedar con las ganas.

mr. tambourine man dijo...

Muy emotiva la entrada Doctor

...snif

Isabel dijo...

Me hubiera encantado estar, últimamente la joy programa unos conciertos increíbles.