lunes, 27 de febrero de 2006

Ir al cine


Cada vez me gusta menos ir al cine. Y a mí me gustaba. Y mucho. Incluso en V.O. (incluso en las incómodas butacas de la filmoteca. Porque dicen que la filmoteca es lo más. Pero incómoda, es de lo más incómoda).
La razón por la que cada vez me gusta menos es por la gente. Llámenme misántropo si quieren.
No entiendo a la gente que va al cine a "ver lo que echen", que llega a la taquilla y compra las entradas indiscriminadamente. Además, el rollo de las palomitas, las cocacolas con pajita, los bocadillos (en el cine, ¡dentro!, hay ya hasta un pansandcompany), los ruidos en general, que me ponen (muy) nervioso. Y es que la gente come muy mal. Haciendo mucho ruido.
Tengo una ley para estos casos: "cuanto menos le gusta a la gente la peli, más ruido hacen comiendo". Los directores de cine deberían fijarse menos en las críticas y más en el nivel sonoro durante la proyección.
Para colmo, están los que entran tarde, con un cartón enorme de palomitas en una mano y la cocacola en la otra. Llegan al sitio, no pueden bajar el asiento, lo intentan con el pie, tienen a la gente levantada, no te dejan ver, en fin, un cristo.
Ayer viví un ejemplo de esos.
Fuimos al cine. "Buenas noches y buena suerte". Sobre la peli, bien, entretenida, curiosa, interesante. Corta, menos de 90 minutos. Pero eso es lo de menos. Lo de más, la gente.
La sala estaba prácticamente llena. Qué raro, teniendo en cuenta que se trataba de una peli en blanco y negro sobre un periodista que denunció al senador McCarthy en los años 50. Me temí lo peor. Supongo que la gente se quedó sin entradas para ver a jim carrey y dijo "esta, que es de george clooney, seguro que está bien".
Hubo de todo. Gente entrando tarde (15 minutos. teniendo en cuenta que la peli dura 93 minutos, incluidos los créditos, pues ya me contarán); ruidos varios; un tío roncando (en eso no tiene mucha culpa, la peli no le gustó y se quedó frito. Ahora, pagar 6.5 euros para dormir. Yo aunque sea, me pego los párpados a la frente con papel celo). Lo peor, un tipo que llegó tarde, con palomitas, se bebió dos botellines (de dónde los sacaría? creo que está prohibida la venta de alcohol en esos sitios) y hablaba en tono casi normal. Vamos que lo tenía todo. Mediada la peli, se levantó, junto con un niño, y salieron. Estaban en el medio de la fila de delante mía. Al rato entraron. Menos mal que se quedaron sentados en dos butacas libres de la primera fila.
Hace tiempo leí que la venta de palomitas, gominolas, cocacolas, bocadillos, etc. es más rentable que la proyección misma. Supongo que, justamente por eso, aspirar a que algún día deje de venderse es una tontería.
Mientras tanto, con emule, los dvd, los home cinema, las teles de plasma, ... entiendo a los que han dejado de ir al cine, justamente porque les gusta demasiado como para pasar sufriendo toda la peli. Yo estoy a punto de hacerlo. Y mientras, la gente sigue yendo a los cines a merendar a oscuras. ¿Qué gracia hay en eso?

9 comentarios:

Beatriz dijo...

Hace poco, un amigo -que suele ser bastante tranquilo- comentó que había ido al cine y que había sentido ganas de levantarse y pegar al que tenía al lado, porque no paraba de hacer ruido con el cartón de las palomitas y masticando con la boca abierta.
Otra amiga le contestó riéndose que estaba mayor.
Yo le entendía perfectamente...

ana dijo...

La verdad es que los modus del cine te sientan fatal pero creo que hay pelis que hay que verlas allí

Dr. Malcolm dijo...

bueno, puedes ver spiderman o american pie 3:La boda así pero hay otras que te cabreas.
Por cierto, el cine de Las Margaritas ya no existe.

ana dijo...

malcolm malcolm malcolm, te recuerdo unos arrogantes y exquisitos en donde el resto de la sala se debía estar cagando en nosotros, jajajajajajaja, qué bien lo pasamos ese día!!!!!!!!!!!!!

ana dijo...

pero vamos que si, que son muy molestas esas fiestas que se montan con nachos y mil salsas que te llega el olor y tu ahí, que como mucho te compras un regaliz porque piensas, como el resto de la gente sensata que el cine no es para merendar-cenar.
que no decaigaaaaaaaaa

Dr. Malcolm dijo...

oye, que conste que arrogantes y exquisitos será lo que queráis pero era divertida ("que conste en acta que el condenado se declara inocente")
Solo nos reimos.

Pierre Nodoyuna dijo...

Bueno, la versión inversa de "miraré como si fuese un insecto a cualquier individuo que ose levantarse de la silla antes de que el operador de la sala se haya ido a casa, lavado los dientes y metido en la cama" que se traen en los cines de VO tampoco está mal

Dr. Malcolm dijo...

ni tanto ni tan calvo, pierre. Para los cines en VO me reservo otra entrada, si no me la pisáis antes :-p

alpoza dijo...

Me siento muy identificado con esto... con los que lo sufren, claro. Últimamente voy bastante menos.

Salu2.