jueves, 27 de abril de 2006

El comentario perdido

He perdido un comentario. Es lo que tiene leer un montón de blogs y comentar compulsivamente. A veces, con la intención secreta, casi inconfesable, de que pinchen en mi firma quienes lean el comentario y lleguen a mi blog y mi contador se dispare, visto que, al contrario que a otros, a mí no me citan blogs de postín (vaya, ya me ha salido la envidia, con lo atadita que la tenía en el hígado)

Bueno, el comentario en cuestión era una idiotez, sólo dos palabras, pero cargaditas de subtexto. Metalenguaje en estado puro. Y ahora no me acuerdo en dónde lo he dejado. Me da rabia porque me hubiera gustado saber si funcionaba o no. Es igual, a lo mejor me lo vuelvo a encontrar la próxima vez que pinche sin cesar el "abrir en una nueva pestaña" de mi firefox (piensa en ruso, firefox).

Resulta curioso, tengo una serie de blogs anotados en mis marcadores dinámicos (toma geroma, pastillas de goma) que consulto a diario. Pero luego empiezo a saltar a otros. Casi siempre a partir de los perfiles blogger de la gente que deja comentarios (gracias a estos saltos, le hice hace poco, sin saberlo, a una amiga una preguntita bastante insidiosa, jejejeje)

Otra gente lee unos pocos, seleccionados, muy seleccionados. Eso sí, están enganchados a las vidas ajenas. Me gustaría ser cómo ellos, pero no puedo. Yo es que es ver un comentario dejado por alguien con perfil blogger y allá que te voy.Yo soy así, inconstante en general.

Pues eso, que una compulsiva tarde como la de hoy, previa al gran partido (qué partido!), cuando tenía abiertas, s.e.u.o., unas 278 pestañas y después de haber repartido a diestro y siniestro comentarios nada ingeniosos, y es que los nervios en la boca del estómago devoran la escasísima creatividad con la que Dios me ha dotado, esta tarde, decía, cuando he intentado ver si mi comentario había sido convenientemente leido entre líneas, después de ir cerrando cuidadosamente todas las ventanas abiertas, he descubierto que lo había perdido. El comentario y el blog en el que estaba. Es una pena. Lo único que me queda es pensar que en otra tarde como la de hoy me lo encuentre allí, al pie de una entrada ya pasada, esperando que alguien lo lea bien, que los comentarios, como las novelas de faulkner, hay que leerlos bien, que si no se estropean.

Esto de la blogsfera es lo que tiene. Vas por ahí oliendo en casa ajena, entrando, no diré yo que hasta la cocina, pero sí hasta el zaguán (me gusta esa palabra, mucho más que hall o recibidor, aunque uso más estas dos últimas), esa estancia de la casa que suele estar siempre ordenada, incluso con fotos, porque es lo primero y, a veces, lo único que ven quienes vienen a casa, incluso sin avisar, y, encima, va uno dejando la tarjeta de visita. Un poco en plan "quien-es?-cartero-comercial-me-abre-por-favor".

Lo dicho, que hasta para bucear e inmiscuirse en los pequeños retazos de vidas ajenas, a veces reales, a veces inventados, que suponen los blogs, hay que ser ordenado y cuidadoso. Dos cualidades que brillan por su ausencia en el perfil blogger del Dr. Malcolm. Basta ver cómo tengo todo esto. Lo mismo te encuentras a Paris Hilton, que a una ministra, que a bach, que un manifiesto friki. Con este zaguán, imaginen el trastero.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

eso es lo que más mola del blog, malcolm, a ver con qué nos sorprendes cada día. lo de engancharse a vidas ajenas por quién lo dices?...

Dr. Malcolm dijo...

pues, entre otros, por mí mismo. me molan esos blogs que la gente cuenta lo que le ha pasado, normalmente con mucha gracia.
por cierto, aunque el sitemeter me dice quién puedes ser, no estaría de más que firmaras los mensajitos, aunque sea con seudónimo, jejejejeje

Puri dijo...

Si es que en el fondo nos gusta sentirnos identificados en las vidas anónimas y reconocer que no somos tan bichos raros como nos pensamos ;-)
Y por el comentario perdido no te preocupes que cuando menos te lo esperes aparecerá él solito.
Encantada ;-)

amiga insidiosa dijo...

messiiiiiiiii, eres mu sessiiiiiiiiii

fanshawe dijo...

Hola. Soy un blogger que tiene una bitácora en la que has dejado un comentario ingenioso. Pasé a saludar y a aumentar tu contador de visitas. Un placer :P

Shakti dijo...

Juas! Dile a Puri que de eso nada. Es más: vete acostumbrando, es ley de Murphy. Y lo mismo con los posts. Sólo cuando te pasa piensas "Debí haberlo escrito en un word primero". Too late, bitch!

8-D

Dr. Malcolm dijo...

Gracias, pero no era ese. qué tal por basilea (yo estuve allí hace mil años camino de heidelberg y me pareció agradable)

a tí y a tu blog os tengo apuntados ;-)

Dr. Malcolm dijo...

sí, ya he perdido alguna entrada súperingeniosa alguna vez, desde entonces, soy un pulsador enfermizo de guardar como borrador, pero gracias por el aviso

Puri dijo...

jajaja shakti, si es que te gusta llevarme la contraria :-p

Antonio dijo...

Me gusta tu zaguán, un poco de desorden o... de variedad; depende como se vea. Salud.

PD: de fondo suena la "Variatio 25", y van... Me gusta.

Dr. Malcolm dijo...

gracias. Por sus zaguanes los conoceréis...
te recomendaría el disco entero. Si tienes emule, dale caña

Isabel dijo...

Yo hago lo mismito, me encanta descubrir blogs nuevos a través de los perfiles, sobre todo ahora que estoy de vacaciones forzosas, y con todo este tiempo libre paso mucho tiempo en internet.

Sigue así porque un zaguán es un lugar con mucho estilo, en Extremadura son como pequeños áticos donde la gente guarda cosas, en casa de mi abuela hay uno muy acogedor con un sofa, sillones muy cómodos, televisión y dvd para ver peliculas, libros, ah... y una chimenea.