martes, 2 de mayo de 2006

Volver


Pues sí. Ya he vuelto de las minivacaciones cortesía de la comunidad de madrid. Pero no, no se trata de eso esta entrada. Es que he ido a ver la última peli de Almodóvar y vengo flipaito.

La verdad es que no sé por dónde empezar. Podría ir en plan nacionalista que vaya cómo queda de bien la mancha, tan bien retrataíta, con sus besos, sus batas, sus patios, sus plañideras, su todo. También podría ir de cultureta gafapasta y decir que qué fotografía de Alcaine, qué música de Iglesias, cómo está siempre la cámara ahí mirando, pero sin molestar, que cenital del escote de penélope cruz, pero tampoco. Un rollo un poco más salidorro para hablar del canalillo de penélope, que madre mía qué canalillo, si es que... O también en plan supercélulas y decir que soy como que superfan de lola dueñas, ahí la pobre, tan así, como pobre, ¿no?, con esa peluquería clandestina como que te mueres del asco, o sea. No sé.

Empezaré diciendo que si tengo que elegir, como buen español, entre uno u otro, me quedo con Almodóvar y a galeras con Amenábar. Aunque haya tenido sus cositas, como Liberto Rabal en Carne Trémula o Peter Coyote en Kika. O La Flor de mi Secreto. Se lo perdono todo. Todo. Se lo merece por momentos como Todo sobre mi madre, Pepi, luci, bom, Volver y, por encima de todas las cosas, Átame.

Sin embargo Amenábar, por Dios!, ese aire que se da. No puedo con él, lo confieso. No he visto sus últimas pelis. Abre los ojos me he negado con mil excusas, ahora lo digo, no quiero verla. Mar Adentro me da una pereza (como a la del anuncio de ING contratar otro banco). A mí eso de que me hagan trampas en las pelis no me gusta.

Pedro Almodóvar está, en mi modesta opinión, en otra liga. Casi diría que juega a otro deporte. No sé ustedes, pero yo siempre he creido que ese rechazo finisecular (qué palabra) y carpetovetónico (toma ya!) de buena parte de la sociedad bienpensante española hacia el tío Pedro era buena señal. Por eso me gusta también más que Amenábar, que sólo habçia cabreado, de forma indirecta, a los capillitas sevillanos por la peli de su amiguito Mateo Gil.
Ultimamente, sin embargo, había escuchado con demasiada frecuencia (ya me pasó con Todo sobre mi madre y, ahora con Volver) decir "me ha gustado. La verdad es que, PARA SER DE ALMODOVAR, está bastante bien. No me la esperaba así". Nunca pregunto qué esperaban. Pero esa aceptación me preocupa y me hace ponerme en guardia. Por eso he tardado tanto en ir a ver Volver. Sin embargo, hay tengo que decir que es una peli tope Almodóvar ética y estéticamente hablando. Supongo que la gente ha conseguido ver el bosque incluso a pesar de los árboles. Y me alegro.

Si acaso un defecto. Lo radiante que está Penélpe Cruz. Y es que está increíble. Y eso hace que su personaje no encaje metidito en ese cuerpo y en esos ojos (de su escote ya les he hablado, no?) En todo caso, ella está sensacional. Y Lola Dueñas inmensa (desde Marta y alrededores, una de mis actrices favoritas). Y Blanca Portillo y Carmen Maura. Y la niña, la cubana, y Chus Lampreave. Todas están soberbias. Otro mérito de Almodóvar.

Buf! acabo de releer lo que llevo escrito y vaya cacao maravillao que tengo en el cerebro, pero no pienso borrar nada que me había propuesto escribir del tirón, sin repasar. Como cuando hacía los exámenes (y así me lucía el pelo, dicho sea de paso). Bueno, que aquí lo dejo y que vayan a ver Volver.

Un punto negro del cine (sólo uno, que en otra ocasión ya les conté otros): No me gusta que me tomen por delincuente potencial o por delator. En el cine, antes de la proyección, te lo sueltan así de sopetón a la cara.
Otra cosa: Lo de finisecular y carpetovetónico lo he copiado de un blog de cuyo nombre no puedo acordarme. Soy un plagiadorrrr.
Actualizado: Donde decía Tacones Lejanos (que no es mi favorita) quería decir La Flor de mi Secreto. Vaya truño. Ya está corregido.

4 comentarios:

ana dijo...

anoche vi dogville y sigo muda, me acosté con un nudo horrible

elkeuno dijo...

a mi tb me gustó mucho. la niña, milperdones pero a mi no me parece para nada buena actriz. y no es novata pq sale en esa peli con Ariadna Gil de no se que de Shanghai.

dogville tarda lomenos una semana en digerirse, pero rompiendo las olas es peor: no la he podido volver a ver.

Julio dijo...

Pues a mí que me gustó pero no tanto...

beatriz dijo...

no me recuerdes rompiendo las olas, que no podíamos salir del cine de la llorera-soponcio que nos dio a las tres maris....